PaRa QuE SiRvE eL Omega 3 y El AcEiTe De PeScAdO – CoStAL De MusCULoS

PARA QUE SIRVE EL OMEGA 3 Y EL ACEITE DE PESCADO
Home Como aumentar masa muscular PaRa QuE SiRvE eL Omega 3 y El AcEiTe De PeScAdO – CoStAL De MusCULoS
Published on February 25, 2016

PaRa QuE SiRvE eL Omega 3 y El AcEiTe De PeScAdO

¿Qué son los ácidos grasos de Omega-3?

Los ácidos grasos de Omega-3
¿Para que sirve los ácidos grasos Omega-3? son grasas buenas que son esenciales para una salud óptima. Si bien hay muchos tipos que se encuentran en la naturaleza, los dos ácidos grasos más importantes para la salud y el desarrollo humano son el ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), y los niveles más altos se encuentran en el pescado. Una tercera forma de ácidos grasos omega-3 que también es bueno para la salud es el ácido α-linolénico (ALA), que se encuentra en fuentes vegetales como las nueces, semillas de lino y las semillas de chía.

PARA QUE SIRVE EL OMEGA 3 Y EL ACEITE DE PESCADO

Lo que hace: La palabra “grasa” evoca algunas emociones muy negativas y reacciones en estos días, pero nuestros cuerpos realmente necesitan algunas grasas saludables – como los ácidos grasos omega-3. Considere este hecho sorprendente: Alrededor del 60% del cerebro humano es gordo y solo el DHA representa aproximadamente el 9-12% del peso de su cerebro! Es absolutamente vital para el cerebro y la función del sistema nervioso. Aquí están algunas otras ventajas de estas muy buenas grasas:

1.- Salud de la Mujer y de la mamá – Promueve el estado de ánimo positivo, la función cerebral, la inmunidad y la salud cardiovascular y reduce la inflamación – perfecto para antes, durante y después del embarazo.
2.- Crecimiento del bebé y Desarrollo – Crítico para el desarrollo del cerebro fetal e infantil, así como cardiovascular, ocular, inmune y la salud del sistema nervioso.
3.- Función Cognitiva – Los ácidos grasos omega-3 juegan un papel en la prevención y / o tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson, la demencia y la enfermedad de Alzheimer, así como trastornos del estado de ánimo como la ansiedad y la depresión.

Estudios recientes también han encontrado que el omega-3 tiene propiedades anti-inflamatorias de gran alcance y, por lo tanto, podría ser útil en el tratamiento de enfermedades inflamatorias y autoinmunes como la artritis reumatoide, enfermedad de Crohn, psoriasis, lupus eritematoso sistémico, esclerosis múltiple, y dolores de cabeza de migraña. Quién iba a imaginar que estas grasas de la dieta podrían ser tan increíblemente importantes!

 

¿Por qué usamos Omega-3?

Es evidente que los ácidos grasos de omega-3 son un nutriente muy importante para la salud y el desarrollo humano, pero la mayoría de la gente no come suficientes alimentos que los contienen. Por lo tanto, se ha creado un suplemento de omega-3 con EPA y DHA para la gente que ayuda a llenar la brecha y aumentar su salud – más aún, apoya el desarrollo saludable de los bebés! El suplemento incluye EPA y DHA, a diferencia de ALA, ya que los primeros dos se han encontrado que tienen más beneficios de salud y nuestros cuerpos no hacen un muy buen trabajo de convertir ALA en estos ácidos grasos de mayor calidad.

 

Beneficios del Omega-3

¿Qué es Omega-3?
En general, las grasas tienen una mala reputación, por lo que es importante recordar que no todas las grasas son malas!
Hay tres tipos diferentes de ácidos grasos: saturados, monoinsaturados y ácidos grasos poliinsaturados. Los ácidos grasos poliinsaturados, que se componen de los ácidos grasos omega-6 y omega-3 familias, han recibido mucha atención en los últimos años debido a que se considera que son grasas “buenas”.
Dado que nuestro cuerpo no puede hacer estas grasas debido a la falta de las enzimas apropiadas y que son necesarios para numerosas funciones corporales, incluyendo el crecimiento, la reproducción, la visión y el desarrollo del cerebro, hay que obtener a través de los alimentos. Por lo tanto, los ácidos omega-6 y omega-3 se conocen colectivamente como los ácidos grasos esenciales. Una deficiencia de nutrientes esenciales, si se trata de la vitamina A, vitamina C, zinc, o ácidos grasos esenciales, promoverá la enfermedad.

¿En qué alimentos se encuentran los ácidos grasos omega-6?

El ácido graso principal de omega-6 se llama ácido linoleico, y se encuentra en las grasas animales y los aceites vegetales, tales como maíz, cártamo, sésamo, soja, y aceites de girasol. El ácido gamma-linolénico (GLA) es otro ácido graso omega-6 que se pueden encontrar en una amplia variedad de alimentos comunes, en particular carne de los órganos. También se encuentra en los aceites de semillas de plantas de onagra, grosella negra, y los aceites de borraja. Por último, el ácido araquidónico en la dieta (AA) viene principalmente a través del consumo de huevos y las grasas animales.

 

¿En qué alimentos se encuentran los ácidos grasos omega-3?

Hay dos tipos principales de ácidos grasos omega-3 en nuestra dieta: los que se encuentran en las fuentes de origen vegetal y los que provienen de pescados, mariscos y algas. El ácido alfa-linolénico (ALA) se encuentra en vegetales de hoja verde, algas marinas y algunos frutos secos y semillas. Algunas de las fuentes de alimentos superiores de ácido alfa-linolénico (ALA) incluyen lino, chía, y el cáñamo. El ALA también se encuentra en menor medida, en algunos aceites vegetales.

El otro tipo de ácido graso omega-3 en nuestra dieta se refiere a los ácidos grasos como de cadena larga poliinsaturados. Esto incluye el ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA), que provienen de fuentes de origen marino, como pescado y algas.

 

¿Todos los ácidos grasos omega-3 son iguales?

Los norteamericanos suelen consumir cantidades considerables de ácido alfa-linolénico (ALA) diario. Por otro lado, EPA y DHA se consumen a niveles mucho más bajos. El ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA) son bastante ausentes de las fuentes de alimento vegetal ricos en ácido alfa-linolénico (ALA). Mientras que el cuerpo puede convertir parcialmente ALA en EPA y DHA, los seres humanos tienen habilidades pobres para llevar a cabo esta conversión, la conversión es de <5% de ALA consumido de EPA + DHA. Esto es importante porque, aunque el lino pueden contener una alta cantidad de ácidos grasos omega-3 en peso, <5% de la ALA se convierte en EPA y DHA.

Por lo tanto, el consumo de las fuentes directas de EPA y DHA tienen un efecto más potente en el aumento de estos niveles de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga dentro del cuerpo que de simplemente consumir altos niveles de ALA. La forma más directa de proporcionar EPA y DHA para el cuerpo es a través del consumo de pescado o aceites de algas.

 

Beneficios del aceite de pescado para los atletas: Omega-3 y Los Deportes

En la búsqueda de la excelencia, muchos atletas toman suplementos dietéticos para ayudar a mejorar el rendimiento. Estos suplementos pueden proporcionar una variedad de beneficios, tales como el aumento de la fuerza, potencia, velocidad o resistencia o, alternativamente, mediante la alteración de peso corporal o la composición corporal. El aceite de pescado (que contiene los ácidos grasos omega-3, EPA y DHA) puede ser considerado como uno de estos suplementos para mejorar el rendimiento. De hecho, el uso de estos ácidos grasos importantes ha aumentado entre las distintas poblaciones para mejorar el deporte, incluyendo a los atletas de élite tanto como a los niños.

¿Nuestra dieta no está proporcionando suficientes ácidos grasos omega-3?

Los principales cambios en la dieta han tenido lugar en los últimos 10.000 a 15.000 años, pero el perfil genético del ser humano ha cambiado muy poco (si los hay) a lo largo de ese período de tiempo. Los seres humanos evolucionaron de consumir una dieta que contenía cantidades aproximadamente iguales de ácidos grasos omega-3 y omega-6. La dieta occidental de hoy, por otra parte, proporciona una relación de omega-6 a los ácidos grasos omega-3 en el intervalo de 10: 1 a 20: 1 en lugar de la tradicional gama de 1: 1 a 2: 1. El exceso de consumo de ácidos grasos omega-6 ácidos grasos con relación a los ácidos grasos omega-3 puede promover la inflamación por lo adecuación nutricional de la dieta occidental y ha sido puesta en cuestión. El consumo de ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA en concreto) o la suplementación con estos ácidos grasos puede ayudar a contrarrestar este estado inflamatorio.

 

¿Por qué se recomienda el aceite de pescado para los atletas?

Los ácidos grasos omega-3 se consideran ácidos grasos esenciales porque los seres humanos no pueden hacerlos; por lo tanto, deben ser obtenidos a través de la dieta o de suplementos. Los aceites de pescado son una excelente fuente de ácidos grasos omega-3 que ofrecen numerosos beneficios de salud para todo el mundo, así como una variedad de efectos para mejorar el rendimiento, tales como aumentar el crecimiento muscular, mejorar la fuerza y ​​el rendimiento físico, lo que reduce el daño muscular inducido por el ejercicio y -retraso en la aparición de dolor muscular, la lucha contra los efectos negativos inmunes de entrenamiento intensivo, el fortalecimiento de los huesos, mejora del corazón y buen funcionamiento del pulmón, además de mejorar el funcionamiento cognitivo. A continuación se muestra un resumen de la investigación para apoyar los beneficios que mejoran el rendimiento de aceite de pescado.

Beneficios del aceite de pescado

1. El aceite de pescado aumenta la síntesis de proteínas

El equilibrio correcto de ejercicio y bloques de construcción nutricionales es necesaria en el cuerpo para que el crecimiento muscular se produzca. El estado nutricional es importante para optimizar este importante proceso. La proteína es una materia prima esencial que proporciona al cuerpo los aminoácidos que se utilizan para reparar y construir músculo, y las proteínas en polvo son los suplementos populares dentro de la industria del deporte. El aceite de pescado no está tan bien reconocido pero puede desempeñar un papel importante en el crecimiento muscular.

Se ha planteado la hipótesis de que los aceites de pescado pueden mejorar el efecto anabólico de ejercicio. De hecho, una revisión de la literatura científica ha llegado a la conclusión de que los ácidos grasos omega-3 en combinación con un estímulo anabólico (por ejemplo, la actividad física, la proteína, la insulina) pueden mejorar el metabolismo de la proteína. Otra revisión científica llegaron a conclusiones similares diciendo que existe evidencia convincente para la combinación de ácidos grasos omega-3 con un estímulo anabólico para mejorar la función de masa corporal magra y la calidad de esta.

¿Cómo podría el aceite de pescado conferir un efecto anabólico?

Los ácidos grasos omega-3 pueden mejorar aspectos sensibles a la insulina en el metabolismo de proteínas. La suplementación con aceite de pescado (1,860 mg EPA + 1500 mg DHA) en nueve sujetos sanos durante ocho semanas aumento la síntesis de proteínas musculares en respuesta a una infusión de ácido insulina y amino. Además, el aceite de pescado incrementó la concentración de proteína muscular, así como la proporción de proteína / ADN (es decir, el tamaño de las células musculares). Los efectos de los suplementos de aceite de pescado (1,860 mg de EPA + DHA) 1.500 mg de síntesis de proteínas musculares también se evaluaron en 16 adultos mayores sanos durante ocho semanas. Al igual que en el estudio anterior, el aceite de pescado aumento la síntesis de proteínas musculares en respuesta a una infusión de ácido insulina y amino.

Sobre la base de estos resultados, los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado parecen tener propiedades anabólicas, tanto en adultos jóvenes sanos y adultos de mediana edad.

Por lo tanto, la administración de suplementos de aceite de pescado podría ser una simple intervención para mejorar las ganancias musculares asociadas con el entrenamiento de fuerza o resistencia y esto puede ocurrir a través de un efecto sensibilizante a la insulina en el metabolismo de las proteínas.

 

2. El aceite de pescado aumenta la fuerza muscular y el rendimiento físico

¿Este aumento de la síntesis de proteínas musculares atribuido a los aceites de pescado se traduce en aumento de la fuerza musculares? Parece que lo hace. En primer lugar, un estudio de cohorte transversal y retrospectivo de casi 3.000 adultos (de 59 a 73 años) reveló que el consumo de pescado graso (rico en EPA y DHA) está fuertemente asociada con la fuerza de prensión medida por un dispositivo de mano. Se observó un aumento en la fuerza de agarre de 0,43 kg en hombres y en mujeres 0,48 kg por cada porción adicional de los pescados grasos consumidos por semana.

Resultados similares se han demostrado en ensayos de suplementación de aceite de pescado. A los seis meses aleatorizados, un doble estudio ciego piloto que involucra a 126 mujeres posmenopáusicas informó que los suplementos de aceite de pescado al día (de 1.200 mg de EPA + DHA) mejoró significativamente el rendimiento físico (medido por un cambio en la velocidad de marcha). Por otra parte, en un estudio aleatorizado de 90 días, 45 mujeres fueron asignadas aleatoriamente a 3 grupos: solamente con entrenamiento de fuerza; el entrenamiento de fuerza + suplementos de aceite de pescado (~ 400 mg de EPA + DHA 300 mg); o la administración de suplementos de aceite de pescado durante 60 días antes del entrenamiento y luego la administración de suplementos de aceite de pescado + entrenamiento de la fuerza. Mientras que el entrenamiento de fuerza por sí sola hizo aumento de la fuerza muscular en todos los músculos evaluados, este efecto fue mayor en ambos grupos suplementados con aceite de pescado.

Además, la activación muscular y la capacidad funcional también mejoraron significativamente en los grupos de aceite de pescado en comparación con el único grupo de entrenamiento de fuerza.
Estos resultados sugieren que los ácidos grasos omega-3 pueden ejercer una influencia importante en la función muscular, ayudando a mejorar la fuerza muscular, el rendimiento físico y la capacidad funcional.

 

3. El aceite de pescado reduce el daño muscular inducido por el ejercicio y retraso en la aparición de dolor muscular.

El daño muscular inducido por el ejercicio, que es causado por el ejercicio vigoroso, puede resultar en-retraso en la aparición de dolor muscular y la pérdida de la función física, que puede tener un efecto profundo en las adaptaciones para ejercer programas de entrenamiento. Los atletas son comúnmente prescritos con antiinflamatorios no esteroideos (AINE; por ejemplo, la aspirina y el ibuprofeno) después del ejercicio para ayudar a aliviar estos síntomas. Los AINE (antiinflamatorios no esteroideos) se cree que ejercen sus efectos reductores del dolor mediante la inhibición de la conversión de ácido araquidónico (un ácido graso omega-6) a las moléculas proinflamatorias.

Los suplementos de ácidos grasos Omega-3 disminuyen el contenido de ácido araquidónico de las membranas celulares y reduce la producción de moléculas pro-inflamatorias. Además, una amplia evidencia sugiere que el aceite de pescado es eficaz en la prevención y tratamiento de condiciones inflamatorias. Por lo tanto, el aceite de pescado puede representar una estrategia alternativa a los AINE (antiinflamatorios no esteroideos) en la prevención o minimización del daño muscular inducido por el ejercicio, lo que puede repercutir positivamente el tiempo de recuperación entre sesiones de ejercicio y por lo tanto mejorar el rendimiento y mejorar las adaptaciones al entrenamiento.

El aceite de pescado se ha demostrado ser eficaz en la mejora de la inflamación inducida por el ejercicio en una serie de estudios. A un mes, aleatorizado, con un estudio doble ciego de medidas repetidas, reveló que el aceite de pescado (324 mg de EPA + DHA 216 mg al día) atenuó los marcadores inflamatorios inducidos por el ejercicio excéntrico en 45 hombres sin entrenamiento. Incluso una dosis más baja de aceite de pescado (300 mg al día) se ha demostrado que tiene un efecto sinérgico con el ejercicio aeróbico en la atenuación de la inflamación en 79 mujeres posmenopáusicas sanas sedentarias.

Además de reducir la inflamación inducida por el ejercicio, la administración de suplementos de aceite de pescado también han demostrado reducir el dolor muscular inducido por el ejercicio y por lo tanto ayudar en el proceso de recuperación. Por ejemplo, en un ensayo cruzado que participaron 11 hombres y mujeres sanos, de dos semanas de administración de suplementos de aceite de pescado (2,000 mg de EPA + DHA 1.000 mg al día) redujo dolor en el brazo de curl de bíceps en un 15%.

Del mismo modo, un mes, aleatorizado, con un estudio doble ciego, de medidas repetidas reveló que 1,800 mg diarios de ácidos grasos omega-3 (324 mg de EPA + 216 mg de DHA) mejoraron en contra del dolor muscular con una aparición tardía en las extremidades inferiores en 27 hombres sanos siguiendo ejercicios excéntricos con lo cual los sujetos entraron varias veces. En este mismo ensayo, la administración de suplementos de aceite de pescado reduce la gama de limitaciones de movimientos en la rodilla 48 horas después del ejercicio, lo cual es una indicación indirecta de la rigidez muscular y el dolor.
Estos resultados sugieren que los suplementos de aceite de pescado puede representar una posible estrategia nutricional para facilitar la recuperación del ejercicio y la mejora de las adaptaciones al entrenamiento de ejercicio.

4. El aceite de pescado ayuda a combatir los efectos negativos de un entrenamiento intensivo sobre el sistema inmunológico

El ejercicio regular ayuda a estimular el sistema inmunológico, sin embargo, los atletas pueden estar expuestos al estrés inducido por el ejercicio en cuanto se proveen de dietas no aptas y cuando entrenan demasiado intensamente; esta tensión inducida por el ejercicio puede conducir a la generación de radicales libres. Los ácidos grasos omega-3 pueden ofrecer una solución para ayudar a modificar el estado antioxidante en la sangre después del ejercicio y, por tanto, proteger contra el daño de los radicales libres inducidos por el ejercicio. Por ejemplo, se hizo un estudio de seis semanas, dos grupos de hombres sanos, aptos a cabo una hora de ejercicio al 60% de su consumo máximo de oxígeno antes y después de una dosis baja de ácidos grasos omega-3 (390 mg de EPA + 260 mg de DHA ). El ejercicio de resistencia hizo marcada disminución de la actividad de la enzima antioxidante de gran alcance, la superóxido dismutasa, pero este efecto fue parcialmente mitigado por los ácidos grasos omega-3.

La suplementación con ácidos grasos omega-3 también tendió a aumentar la actividad de la enzima antioxidante catalasa en respuesta al ejercicio y esta actividad fue significativamente mayor después de una hora de la recuperación. Además, un doble ensayo ciego con suplementación de seis semanas,aleatorizado y controlado con placebo reveló que los suplementos de aceite de pescado reducen los marcadores de estrés oxidativos seleccionados después de un solo episodio de contracciones excéntricas de rodilla.

En última instancia, el estrés inducido por el ejercicio es problemático porque puede dar lugar a la supresión del sistema inmune. Los ácidos grasos Omega-3 pueden ayudar a atenuar algunas de estas respuestas inmunes adversas a entrenamiento intensivo. Por ejemplo, la suplementación con aceite de pescado (950 mg de EPA + DHA 500 mg al día) mejora de la respuesta inmune asociada con el ejercicio de los nadadores de competición durante un período de seis semanas. La suplementación con 3.000 mg diarios de aceite de pescado en un ensayo controlado de 60 días también demostró prevenir algunos de los cambios negativos en la inmunidad inducida mediante la ejecución de un maratón de 21 corredores.
En general, estos resultados sugieren que los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar a mejorar la reacción del cuerpo al estrés inducido por el ejercicio, con potenciales beneficios para el sistema inmunológico.

5. El aceite de pescado puede fortalecer los huesos

La actividad física es ampliamente conocida por ejercer efectos positivos sobre la salud de los huesos. Si bien los suplementos nutricionales, incluyendo el calcio y el magnesio han recibido mucha atención por sus beneficios para los huesos, los ácidos grasos omega-3 son por lo general pasados por alto a pesar del hecho de que las grasas en la dieta puede jugar un papel en la salud de los huesos a través de la vía inflamatoria. La investigación revela que los glóbulos rojos omega-3 con niveles más altos pueden reducir el riesgo de fracturas de cadera y promover una mayor densidad mineral ósea. Los ensayos de suplementación también han proporcionado algunos resultados preliminares alentadores.

Por ejemplo, un ensayo de 16 semanas de duración con 56 mujeres posmenopáusicas sanas informó que el ejercicio aeróbico (caminar y correr hasta un 65% del ritmo cardíaco máximo tres veces a la semana) y ácidos grasos omega-3 (180 mg de EPA + 120 mg de DHA) pueden afectar positivamente las hormonas de calcio regular tanto sola como en combinación. De hecho, los ácidos grasos de omega-3 y el ejercicio pueden trabajar sinérgicamente para mejorar la salud de los huesos, según un estudio de 24 semanas de duración con 79 mujeres posmenopáusicas sanas; a largo plazo la práctica de ejercicio aeróbico (caminar y correr hasta un 65% del ritmo cardíaco máximo tres veces por semana) más suplementos de ácidos grasos omega-3 (180 mg de EPA + DHA 120 mg) tuvo un efecto sinérgico en el aumento de la densidad mineral ósea. Los resultados de este ensayo revelaron que este beneficio al hueso puede lograrse a través de la actividad anti-inflamatoria.
Estos estudios preliminares sugieren que los ácidos grasos omega-3 pueden desempeñar un papel importante para fortalecer los huesos y este efecto se ha observado en una dosis relativamente baja de sólo 300 mg de EPA + DHA al día.

6. El aceite de pescado mejora el funcionamiento cardio-respiratorio

Los ácidos grasos omega-3 tienen efectos beneficiosos sobre los parámetros del ejercicio en personas con enfermedades del corazón, incluyendo la frecuencia cardíaca en reposo, recuperación de la frecuencia cardiaca, la variabilidad de la frecuencia cardíaca, la capacidad de ejercicio, tiempo de ejercicio, y la dilatación de los vasos sanguíneos. Dado que los ácidos grasos omega-3 parecen tener un impacto positivo en el sistema cardio-respiratorio en personas con enfermedades del corazón, el interés se ha expresado con respecto al potencial de aceite de pescado para beneficiar a los parámetros del ejercicio en individuos sanos y atletas.

El ejercicio ayuda a mejorar el funcionamiento cardiovascular mediante la mejora de la capacidad del corazón para bombear la sangre y por lo tanto suministrar oxígeno a los músculos. La dieta de grasa también afecta el rendimiento cardiovascular. Esto se ha demostrado en dos estudios pequeños de suplementación con sujetos sanos mediante el cual los ácidos grasos omega-3 (3 gramos de EPA + 2 gramos DHA) mejora el flujo de sangre. Los suplementos de ácidos grasos omega-3 también han demostrado ser eficaz en la mejora de los parámetros cardíacos en los atletas. Por ejemplo, un doble estudio ciego de cinco semanas aleatorizado, en jugadores de élite de fútbol australiano reveló que 1,92 gramos de EPA + DHA al día disminuyó la presión arterial diastólica y la frecuencia cardiaca durante el ejercicio submáximo. Un doble estudio ciego de ocho semanas de duración, como ensayo de diseño paralelo en el que participaron 16 ciclistas varones bien entrenados reportaron resultados similares con 3,2 gramos de EPA + DHA reduciendo el ritmo cardíaco, el consumo de oxígeno en todo el cuerpo, y el consumo de oxígeno del corazón.

El ejercicio también fortalece y tonifica los pulmones, lo que permite al sistema pulmonar el aumentar la cantidad máxima de oxígeno que los pulmones pueden manejar. La investigación preliminar revela que el aceite de pescado en realidad puede mejorar la función pulmonar durante el ejercicio. Por ejemplo, un ensayo de 12 semanas controlado con placebo de 40 luchadores varones jóvenes sanos que realizan entrenamiento gradual (hasta un 95% de la frecuencia cardiaca máxima de ejercicio) reveló que una dosis baja diaria de ácidos grasos omega-3 (180 mg de EPA + 120 mg DHA) mejoró las puntuaciones en numerosas pruebas de la función pulmonar.

La administración de suplementos de aceite de pescado también puede mejorar la función pulmonar en los atletas que sufren de sibilancias, tos y falta de aliento. En un estudio doble ciego con período de tres semanas, aleatorio cruzado, que involucró atletas de élite con la constricción de las vías respiratorias inducida por el ejercicio, el aceite de pescado (3,2 g de EPA + DHA 2,2 g) les dio una mejoría de la función pulmonar después del ejercicio.Otro estudio doble ciego, aleatorio cruzado de 16 pacientes asmáticos reveló que el aceite de pescado (3,2 g de EPA + DHA 2,0 g) mejoró la función pulmonar y redujo el uso de medicación para el asma. Ambos de estos estudios informaron que los suplementos de aceite de pescado reducen significativamente diferentes mediadores de la inflamación.
Aunque esta investigación está en pañales, proporciona una indicación de que los suplementos de aceite de pescado pueden ayudar a mejorar la función cardiaca y respiratoria en atletas con y sin la constricción de las vías respiratorias inducida por el ejercicio.

 

7. El aceite de pescado mejora la función cognitiva

La mejora de la capacidad cognitiva compleja durante el ejercicio puede mejorar el rendimiento en los deportes que tienen fuertes demandas cognitivas. Los suplementos de ácidos grasos omega-3 pueden funcionar y mejoran la toma de decisiones y la eficiencia tiempo de reacción en los atletas mediante el aumento de la comunicación entre el cerebro y el cuerpo. El aceite de pescado (1,6 gramos de EPA + DHA 0,8 gramos) se ha demostrado que se asocia con la mejora de la atención, los tiempos de reacción reducidos y mayor vigor en sujetos sanos.

Por otra parte, el ejercicio y Los ácidos grasos omega-3 pueden trabajar sinérgicamente para mejorar la función cerebral y la cognición. Por ejemplo, los ácidos grasos omega-3 (1,2 gramos de EPA + DHA 0,6 gramos), además de policosanol mejora el estado de ánimo, un reducido tiempo de reacción, y mayor vigor en un ensayo de 21 días controlado con placebo de 18 practicantes sanos de karate; los efectos positivos sobre el estado de ánimo persistió incluso de 21 días después de la interrupción de los suplementos.

Otro doble estudio ciego controlado con placebo, de 4 semanas reveló que los ácidos grasos omega-3 (3,5 gramos de DHA) mejoran el tiempo de reacción compleja y eficiencia.
Sobre la base de la investigación disponible, la administración de suplementos de aceite de pescado puede servir como una estrategia interesante para mejorar el rendimiento deportivo mediante la mejora de la concentración y el funcionamiento cognitivo.

 

Conclusión

La población de América del Norte consume cantidades insuficientes de ácidos grasos omega-3, pero esto se puede remediar fácilmente con suplementos de aceite de pescado. Mientras que los ácidos grasos omega-3 aumentan la salud en general, a reducir la inflamación, y ofrecer estrategias de prevención y tratamiento de diversas condiciones de salud, también ofrecen beneficios para mejorar el rendimiento que pueden ayudar a los atletas de todos los niveles.

Category:  Como aumentar masa muscular , Como bajar de peso
Tags:   , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *